El primer lustro de la fábrica de Atletas de Almería

Visita del delegado de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía a la camada de campeones de Toni Zarauz

canera toni zarauz alfredo valdivia
Posado de todos los integrantes de Atletas de Almería junto al delegado de la Junta de Andalucía y al jefe de servicio

El secreto está en la diversión. Tan sencillo como eso, y así van cinco años. Desde el minuto uno hubo grandes resultados deportivos, pero aun fueron mejores en el plano de la formación integral de la persona. Se había ideado un modo de que el deporte fuera un activo en la vida de los más pequeños y de sus familias. Había nacido “Atletas de Almería” de la mano del doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, también Entrenador Nacional de Atletismo, Antonio Zarauz Sancho. La ‘fórmula mágica’ del cariño y la profesionalidad hace que todo eso se queda simplemente en Toni.

Es así como sus niños, ahora algo más de dos centenares, llaman a su mentor. Todos y cada uno de ellos pasan por sus manos, aunque se va dotando de colaboradores que hacen de su escuela un perfecto engranaje. Con el paso de los años, y con ellos con el paso de las competiciones de toda índole, los pequeños van cambiando, creciendo, pegados a la actividad física y a los valores más positivos del deporte. Sus familias se sienten satisfechas y lo comentan en sus círculos, haciendo que la rueda de la mejor publicidad, la del boca-oído, gire para que Atletas de Almería crezca y crezca.

Toni Zarauz es un hacedor de campeones, “de los pies a la cabeza”, dice él mismo, y en este lustro ha tenido tiempo de dar con la especialidad adecuada para cada uno de sus pupilos. Al principio todos juegan al atletismo, y después se van haciendo grandes competidores en la prueba para la que mejor están dotados. No existe la ‘casta’, pero sí la pasta. No se nace campeón, ya que las condiciones físicas innatas hay que ‘educarlas’. Los productos de la ‘factoría Zarauz’ llegaron y se quedaron, no fueron flor de un campeonato. Luche a día de hoy atletas medallistas autonómicos y nacionales, además de internacionales.

De este modo se cierra el círculo, para lo que ha sido necesario solo tiempo. Un ejemplo está en Cristina Trejo, que comenzó siendo una niña prodigio, ahora es una realidad nacional y no solo es un referente para los más pequeños, sino también su ‘seño’ en las tareas atléticas. Los niños y niñas que entran tienen dentro los modelos a seguir, un gran ambiente interno y otro igualmente bueno en la grada. Escuela bilingüe, módulo de tecnificación para los más avanzados, prestigio reconocido por los demás clubes, capacidad solicitada por las federaciones Andaluza y Española… y deportividad como bandera.

Todo ello fue reconocido por el delegado territorial de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía en una visita que reunió uniformados a los Atletas de Almería de las más variadas ‘tallas’. Alfredo Valdivia escuchó a las joyas de la cantera de Toni Zarauz y al mismo director deportivo sobre la pista del Emilio Campra, una instalación de titularidad y gestión autonómica que está a pleno rendimiento y donde se desarrolla la actividad de la escuela. Además, elogió el trabajo desarrollado, la apuesta por los valores más puros del deporte y la estrecha vinculación de las familias.

Valdivia se sintió muy cómodo entre tanta joven promesa, ya que irradiaron ilusión y naturalidad. La labor de la administración se ve así respaldada por el empuje de un club que tiene las cosas claras y que aporta además luciendo el nombre de Almería, ayudando a la promoción turística de la provincia. El delegado dio la enhorabuena a los niños y niñas y les animó a seguir siendo abanderados de la deportividad y el respeto.

Deja tu opinión