El latido verde es de la provincia y Berja lo hace oír

Paco Galafat, que hizo por primera vez a Unicaja Almería campeón de España juvenil, animo a no perderse ni un partido

superliga masculina de voleibol
Histórica fotografía del primer juvenil ahorrador campeón de España con Galafat y Viedma, más Fran Ruiz con el número 10

Nacido en los últimos escarceos del año 1970, a Francisco Galatat Cabrera no le alcanza la memoria para ‘reconocerse’ a si mismo sin el vóley: “Llevo tantos años en este mundillo que no recuerdo mi vida sin el voleibol”. Comenzó a los 12 años, “en la ‘prehistoria’ del vóley”, y como cualquier otro niño de su edad jugaba a todo. Pero “apareció por el colegio de la Ermita Antonio Campos”, que fue quien les dio balón, red e instrucciones: “A partir de entonces estábamos enganchados; todavía a día de hoy mis compañeros de aquel equipo siguen vinculados de alguna forma al voleibol, aunque ahora son nuestros hijos los que le dan a la pelota; es lo que tiene, que no solo te capta sino que se hereda en las generaciones sucesivas”.

Su voz está muy acreditada para valorar el nuevo proyecto de Unicaja Almería, y lo hace de manera muy positiva: “Un gran equipo creado con muy buen criterio, empezando por el banquillo, con el gran Manolo Berenguel, que es una seña de identidad de Unicaja, gran entrenador que además vive este equipo como nadie”. En cuanto al uso hecho del mercado, inmejorable “tanto en las renovaciones de los jugadores que en temporadas pasadas tantas alegrías han dando, como las incorporaciones, integrando juventud y veteranía con jugadores que conocen a la perfección la Superliga”. En ese punto, une pasado y presente a través del nombre propio de una de sus ‘debilidades’, como el del cordobés Fran Ruiz.

Entrenó al primer juvenil de Unicaja Almería que se proclamó campeón de España de la categoría. Corría la temporada 2007-08 y en sus filas, el receptor: “Desde la primera vez que lo vi jugar ya se notaba que no era un jugador como los demás; alegría contagiosa dentro y fuera del campo, pasión, capacidad de trabajo, su gran autoexigencia y esa modestia tan característica, le hacían único”. Antes de Unicaja coincidieron en la Selección Andaluza: “Su primer año infantil yo era seleccionador de la categoría; Fran llegó como perfecto desconocido y volvió con el campeonato y el mejor jugador en el bolsillo; a partir de aquel momento ya era una estrella en todos los torneos, los rivales pendientes, y como siempre Fran haciendo amigos”.

Era cuestión de tiempo que tras ser mejor jugador de cada competición en todas las categorías, llegase a ser “una estrella de la Superliga”. Por lo tanto, y tras tanto tiempo, “no puedo negar mi satisfacción por poder verlo cerca, para mí el mejor jugador de España, de los más espectaculares que podemos ver en voleibol”, dice para rematar con que “Fran Ruiz en el campo es espectáculo asegurado siempre”. Como buen entrenador, destaca el bloque para animar a acudir al Moisés Ruiz: “Es el mejor momento porque cada uno de los partidos será una oportunidad para ver algo nuevo en Unicaja; conociendo a Manolo y a los jugadores que tiene, hay que estar muy pendiente y no perdernos ni un solo partido”.

No solo lo dice, sino que lo subraya: “Esta temporada el espectáculo en el Moisés Ruiz está más que garantizado, muchos jugadores de Almería, muchos jugadores formados en Almería, un cuadro técnico que vive Almería… en definitiva, tenemos un equipo del que sentirnos orgullosos, tenemos un deporte muy espectacular, con lo cual nos sale un gran plan para los sábados por la tarde”. Y luego, el peso de la historia: “Dentro del mundo del voleibol Unicaja es un referente y nunca pasa desapercibido, todos los jugadores aspiran a jugar en Unicaja y los demás clubes a tener equipos con capacidad para poder ganarle”. Por lo tanto, se suma un buen número de razones para abonarse y formar parte de esta nueva aventura.

También es conocido en ámbito nacional el nombre de Berja gracias al voleibol y con Paco Galafat como entrenador y director técnico: “En este mundo hay pocos secretos, y la única fórmula es trabajo, trabajo y trabajo; si además cuentas con un grupo de entrenadores exigentes y con muchísima implicación, y además también con directivos y patrocinadores que nos apoyan en todo lo que planificamos…”. Lo primero es calar su mensaje sobre este deporte: “Son muchas las ventajas que puede tener la práctica del voleibol, pero yo destacaría compañerismo porque más que ningún otro es un juego de equipo, necesitas de tus compañeros; además de a la deportividad, a la ausencia de contacto se le une una transmisión de valores”.

Hombre de vóley, “un deporte muy divertido, lo que hace que los que empezamos a practicarlo no nos desenganchamos nunca”, precisa, se queda “con todo, con cada una de las satisfacciones que me da este deporte, me quedo con todos los jugadores con los que he compartido tantos momentos”. Galafat hace tributo: “Si me tengo que quedar con alguien, y la verdad es que son muchos los amigos que me ha dado, lo hago con los que llevo estos 35 compartiendo pasión y afición, que son principalmente Antonio Campos, por supuesto, con el que empezó todo, con mi hermano, que también fue compañero de equipo, y con el ‘cansino, pelmazo e inseparable’ Kiko Yepes”. En su cuenta no se olvida de sus seres más queridos: “Con mi mujer, que me aguanta, me anima y me acompaña, y sobre todo con el mayor aficionado al voleibol que conozco, que continuamente me da instrucciones de cómo debo hacer las cosas, con mi hijo Fran, el niño que dicen que en lugar de con un pan, nació con un balón de voleibol bajo el brazo”.

Deja tu opinión