Gemma Núñez se pinta los colores de guerra verde y blanco y Andalucía se toma su merecida revancha

Campeona de España de baloncesto infantil con la Selección Andaluza tras romper las quinielas y tumbar a Catalunya

feb ante catalunya
La almeriense Gemma Núñez posa con el típico mordisco a su medalla de oro envuelta en la bandera andaluza y pintada como tal

(Casi) nadie contaba con ello, pero las andaluzas se colgaron el oro. Desde dentro había mucha confianza en el trabajo realizado, pero desde fuera la Selección Catalana partía como la gran favorita dada su enorme e indiscutible calidad. Finalmente la razón fue para los que tuvieron fe en las chicas del sur, entre las que se encontraba una única almeriense. Gemma Núñez, una fija en los esquemas de los técnicos de la Federación Andaluza y que probó el ‘dulce amargo’ de la plata el año pasado para saborear mejor la miel del oro este año.

Jugadora del Adaba, su constancia le ha llevado a tener un dorsal reservado con Andalucía, eso como primer gran premio en una carrera que está ahora comenzando. Una de las perlas de la cantera baloncestística almeriense puso su firma en el rotundo 57-75 que valió el título de campeón de España Infantil Femenino. Desde la Federación Española de Baloncesto se las califica como “guerreras”, y así lució la joven Gemma cuando posó con la bandera, la medalla y el trofeo pintada con los colores andaluces en sus mejillas.

Tras un comienzo de presión en toda la cancha, desgaste físico defensivo y velocidad tanto en las ayudas como en el ataque, el guión fue tomando el cariz de una victoria ‘visitante’ pese a que se jugaba en Huelva. 4-10 fue la primera renta, que sirvió para dar alas a Gemma y sus compañeras, pero además para descolocar a las catalanas, muy poco acostubradas a ir por detrás en el marcador. Gissela Sánchez y Fanta Gassama igualaron el choque, con Catalunya dejando relucir su prisa por imponerse en la pintura.

Pero estaba lanzado el cuadro andaluz y supo manejar una distancia a favor de entre 6 y 8 puntos hasta la llegada del descanso. Había que echar el resto después, una vez que las rivales ya sabían el planteamiento, y así fue. Lluis Biosca entendió que habría bajón físico en Andalucía y que Marta Morales, con 21 puntos en el intermedio, estaría menos inspirada, pero nada de ello se produjo y pese a que Cataluña salió con intensidad. Ángel Carmona arengó a las suyas, la ventaja se fue ampliando y el oro, el tercero, se pintó de blanco y verde con un cachito para Almería gracias a Gemma Núñez.

Deja tu opinión