El Almería se olvida de que tenía partido

Los rojiblancos hacen el ridículo frente al Huesca, caen por 0-3 y son despedidos con pitos por los aficionados

2017
Los jugadores del Almería abandonaron el terreno de juego cabizbajos (Foto: JL Matarín)

La concentración no se puede perder nunca y si lo haces lo acabas pagando. Esto es algo que se le debió olvidar a la UD Almería al igual que no recordaría que se enfrentaba al Huesca. Los rojiblancos no hicieron nada bien, fueron imprecisos, acumularon errores, no tuvieron tensión y acabaron siendo pitados por su hinchada tras confirmarse el 0-3 final.

Ramis optó por no sorprender a nadie a la hora de confeccionar el once inicial. El entrenador, fruto de las rotaciones, había alineado a diferentes futbolistas en otros partidos que provocaron una lluvia de reacciones en las redes sociales, pero ante las bajas obligadas prefirió renunciar a los experimentos.

Así, en el inicio, la UDA formó con Owona y Joaquín Fernández en el eje central de la defensa, como consecuencia de la ausencia por sanción de Morcillo, mientras que la plaza que Tino Costa dejaba vacante por su lesión la ocupaba Rubén Alcaraz, que volvía a la titularidad, con Mandi y Verza. Por otro lado, Juan Muñoz continuaba en la punta del ataque para seguir en su periodo de sumar rodaje competitivo.

La imprecisión fue la peor enemiga de los rojiblancos en los momentos iniciales. Los pases almerienses no salían, lo que provocó un ligero dominio del Huesca en lo que a presencia en el ataque se refiere. Eso sí, no hubo ocasiones claras de peligro, sino acercamientos sin remate o con finalizaciones desviadas.

El Almería no estaba cómodo sobre el césped, pero encontró la forma de asustar a Remiro, puesto que, en el minuto 23, Pozo recogió la pelota en la frontal del área, golpeó y el portero del cuadro dirigido por Rubí tuvo que esforzarse para mandarla a córner.

Parecía que con esta oportunidad los almerienses despertarían, sin embargo, lo que se llevaron fue un mazazo. Habían pasado tres minutos desde el intento de Pozo cuando Álex Gallar vio el desmarque de Cucho Hernández —que estaba en posición correcta porque Fran Rodríguez rompía el fuera de juego— y metió un pase entre líneas que dejó al atacante en una posición perfecta para batir a René con un chut raso y cruzado.

Con el 0-1 luciendo en el electrónico, la UD Almería seguía imprecisa. El cronómetro de la primera mitad seguía corriendo y los pases del conjunto de Luís Miguel Ramis seguían protagonizado por las malas entregas, las pérdidas y la salida hacia el ataque de los visitantes. Este panorama derivó en acercamientos azulgranas que obligó a Joaquín Fernández y Owona a achicar balones.

Durante el tiempo que restaba hasta la llegada del descanso, el partido siguió el mismo ritmo y todavía se pondría más cuesta arriba para los rojiblancos cuando, al filo del descanso, Gonzalo Melero remató un saque de esquina, superó a René y puso su nombre al 0-2. En apenas 45 minutos habían marcado los dos futbolistas del Huesca que más temor causaban en el entorno de la UDA durante la previa: Cucho Hernández y Gonzalo Melero. Además, el enfado de la afición por la mala primera mitad fue evidente y lo demostró despidiendo a los jugadores con pitos mientras se dirigían al vestuario.

Era el momento de arriesgar. El primer periodo había sido lamentable y el resultado estaba cuesta arriba, por lo que, tras la reanudación, Ramis dio entrada a Nauzet Alemán, que ocupó el hueco de Verza.

Si la idea del Almería era comenzar a generar peligro no hubo nada más lejos de la realidad. El guion del encuentro seguía estableciendo al Huesca como dominador y el despiste local iba en aumento. Así pues, en el minuto 52, Joaquín Fernández quiso jugar con Mandi, pero no vio que este había incumplido la máxima del fútbol de no perder nunca el balón de vista y Cucho Hernández aprovecho el error para hacer el 0-3.

Cada vez era más lamentable el partido que estaban realizando los miembros de la UD Almería. El técnico local decidió entonces cambiar de delantero, momento que aprovecharon los 7.226 espectadores que había en el Estadio de los Juegos Mediterráneos para despedir con pitos a Juan Muñoz cuando se marchaba para dejar su lugar a Pablo Caballero. Lo mismo ocurrió cuando Fidel salió del césped para que entrara Pervis.

Lo mejor que podía pasar es que la confrontación se dirigiese hacia el final para poner fin a la agonía. No había capacidad de respuesta, Álex Remiro era un espectador desde la portería y el silencio había llegado a la grada y solo se rompía para tímidos pitos, destinados a jugadores de la UDA, o para aplaudir la retirada de Cucho Hernández. Los aficionados supieron recompensar al gran partido que había realizado el atacante del Huesca.

Sin nada más que destacar en el terreno de juego, el minuto 90 llegó, el árbitro pitó y la afición despidió a los jugadores del Almería con gestos de desaprobación tras hacer el ridículo frente al Huesca y que se confirmase el 0-3 como resultado.

Ficha técnica:

UD Almería: René; Fran Rodríguez, Owona, Joaquín Fernández, Nano; Mandi, Verza (Nauzet Alemán, min. 45), Rubén Alcaraz, Fidel (Pervis Estupiñán, min. 68), Pozo y Juan Muñoz (Pablo Caballero, min. 62).

SD Huesca: Álex Remiro; González, Jair, Pulido, Akapo; Sastre, Aguilera, Melero (Luso, min. 72), Álex Gallar, Vadillo (Ferreiro, min. 84) y Cucho Hernández (Chimy Ávila, min. 76).

Goles: 0-1, min. 26: Cucho Hernández. 0-2, min. 42: Gonzalo Melero. 0-3, min. 52: Cucho Hernández.

Árbitro: Ais Reig, del colegio valenciano. Amonestó a por parte de la UD Almería, así como a González y Vadillo, del Huesca.

Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada de la Liga 1|2|3. El encuentro se disputó en el Estadio de los Juegos Mediterráneos y contó con la presencia de 7.226 espectadores.

Deja tu opinión