A Ramis le gusta el trabajo del equipo y se centra en mejorar los problemas con las transiones

Antes de que el Lorca visite Almería, el entrenador analiza el estado de la plantilla tras dos derrotas consecutivas

Numancia Almeria
Luís Miguel Ramis salta al campo del Numancia antes de que la UD Almería comience el encuentro (Foto: JL Matarín)

Cuando un equipo encadena dos derrotas de forma consecutiva, después de dejar buenas sensaciones en el arranque liguero, es normal que el entrenador localice las cosas que se deben mejorar. Luís Miguel Ramis se sentó en la sala de prensa del Estadio de los Juegos Mediterráneos y destacó: “Lo que más me gusta, en el poco tiempo de competición, es lo rápido que han asimilado lo que hemos trabajado. Lo que menos, obviamente, es el riesgo que conllevan los planteamientos y son esas pérdidas de balón y transiciones. Es algo que tenemos que mejorar”.

Encontrado el problema, aunque este cueste derrotas, el técnico de la UD Almería compartió que no estaba preocupado por las dos veces que el conjunto rojiblanco salió por debajo en el marcador. “El equipo respira optimismo, las sensaciones son buenas y tendremos que refrendarlo con resultados”, manifestó.

Lo que es evidente es que al caer también se sacan buenas conclusiones y Luís Miguel Ramis declaró preferir eso a caer en el extremismo de que cuando se pierde es porque todo se ha hecho mal y que cuando se gana es porque todo es bueno. Así pues, explicó sus sensaciones cada jornada: “Sacamos conclusiones de todos los partidos y una de ellas es que, si somos un equipo de domina, hay que cuidar las transiciones que se producen”.

En concreto, es la mayor virtud de la UDA, tener el balón lo que provocó que tanto Numancia como Cádiz, en Copa, se impusieran. Por este motivo, el preparador del cuadro almeriense se movía en la línea de que es difícil asignar un resultado a la posesión, puesto que los rojiblancos la controlaron en ambos encuentros. Así pues, sentenció en relación a controlar el esférico que “todo eso se hace para llegar a arriba”.

Pensando ya en el Lorca FC, el entrenador catalán analiza al próximo rival como un “equipo que intenta dominar y crecer a través de tener el balón”, lo que establece una diferencia con respecto a partidos anteriores.

La intención de juego es parecida a la de los almerienses, sin embargo, a Ramis le preocupan más otras parcelas del campo que la gestión de la medular: “Es bueno quitar el centro del campo, pero, casi siempre, lo definitivo pasa en las áreas. Queremos llegar con más contundencia y cuidar lo que sucede en la nuestra. Si conseguimos con buenas actitudes defensivas que el rival no nos haga daño, llegaremos a buen puerto”.

En relación a algunos nombres propios, el técnico fue cuestionado sobre dos futbolistas que se encuentran en fase de recuperación: Juan Muñoz y Nauzet Alemán. “Nauzet viene de no estar en la pretemporada con nosotros y tendrá su tiempo. El otro día tuvo contacto de competición, se sintió bien, pero no puedo poner un número de cuándo estará al 100%. Va en una buena progesión”.

Por su parte, sobre el canterano del Sevilla manifestó: “Juan está mucho mejor. Es una lesión con la que hay que tener mucho cuidado, así lo dicen los médicos, y está buen. Hoy lo veía Ripoll y decide si le da el alta y, si lo hace, podría entrar en la convocatoria”.

¿Malestar en la cantera?

La resaca de la visita del equipo rojiblanco al Ramón de Carranza se llenó de comentarios sobre la titularidad de Lin, un futbolista llegado para el filial y que inició el encuentro con pocos entrenamientos y estando por delante de otros miembros de la segunda plantilla almeriense.

Sobre este asuntó, Ramis explicó los motivos de su entrada: “Teníamos una carencia en banda, ahí teníamos pocas opciones y creíamos que era la adecuada”. Además, añadió que conoce al jugador asiático y que con minutos puede ser un buen refuerzo.

“Yo no he visto malestar en la cantera. Seguro que todos, incluido Lin, nos pueden ayudar en algunas situaciones de la temporada”, sentenció antes de marcharse al vestuario.

Deja tu opinión