El Almería vuelve a ser presa de sus errores

Una mala entrega de Borja abrió el camino al Valladolid para acabar matando a la contra con los rojiblancos volcados

Almeria Valladolid
Varios futbolistas de la UD Almería se lamentan al término del partido (Foto: JL Matarín)

La UD Almería volvió a sentir lo que ocurre cuando regalas un tanto al rival. Los rojiblancos encajaron el primer gol por una mala entrega de Borja Fernández y tuvieron que remar contracorriente para buscar, al menos, el empate. Esto provocó que se tomaran riesgos y que a la contra el Real Valladolid llevase el marcador hasta el 0-3 que lució al término de los noventa minutos en el Estadio de los Juegos Mediterráneos.

Luís Miguel Ramis, como se podía prever en la previa del partido, apostó por el once habitual cuando la UD Almería juega en casa, es decir, por una formación en 4-3-3 con Quique González en la banda derecha, Kalu Uche como referencia de ataque, mientras que Fidel ocupaba la izquierda y Pozo se colocaba en el enganche. A la vez, Ramón Azeez era quien acompañaba a Borja Fernández y Joaquín volvió al eje central de la defensa junto a Ximo Navarro.

La igualdad fue la tónica dominante durante los primeros minutos. Entre esa alternancia de llegadas a las inmediaciones del área de castigo, en el minuto 24, llegó la primera y mejor oportunidad local del primer acto, pero Becerra sacó una mano espectacular, a contrapié, ante un remate de Kalu Uche. En la jugada, Ximo Navarro arrancó en su propia área, se inventó una jugada ‘maradoniana’ dejó atrás hasta a cuatro rivales, se la dejó a Fidel, ante los aplausos del respetable, para que este asistiese al nigeriano. El portero del Valladolid se lució cuando ya se cantaba el gol en la grada.

Fue entonces cuando, de forma paulatina, el Real Valladolid comenzó a ganar terreno y a atosigar a la defensa rojiblanca. En esas, aunque la línea defensiva estaba muy segura, Borja Fernández erró en una entrega a Joaquín Fernández y Raúl de Tomás, delantero visitante, no desaprovechó el regalo de un mano a mano con Casto. Se trataba del 0-1 cuando corría el minuto 33.

Al adelantarse en el marcador, los de Paco Herrera se vinieron a arriba, además de verse beneficiados porque el Almería quiso buscar el empate y se vio obligado a abrir espacios en sus líneas. Así, en el minuto 42, el cancerbero de la UDA tuvo que erigirse como protagonista al evitar, con la cara, que José llevase el segundo tanto al electrónico.

En la grada, al ver que el Real Valladolid estaba dominando, los 8.868 asistentes entonaron gritos de ánima para poner su granito de arena a la búsqueda del empate. Es cierto que el primer periodo murió en el área visitante, pero sin que hubiese el suficiente peligro como para que Becerra notase riesgo. La más destacada, al filo del descanso, estuvo protagonizada por una jugada individual de Fidel por la banda izquierda que no encontró el remate de Kalu Uche en el centro.

Tras la reanudación, la UD Almería amplió su juego con la firme intención de lograr pronto el tanto que sirviese para que el choque volviese a estar igualado. Fue necesario esperar algunos minutos para que Kalu Uche tuviese en sus botas el gol tras controlar el esférico con el pecho y rematar obligando a Becerra a mostrar su mejor versión.

Por entonces corría el minuto 63 y en el Valladolid se notó esa sensación de presión por el riesgo que el Almería estaba tomando, por lo que empezaron a jugar con el tiempo. Tanto fue así que cada vez que había una falta favorable a los visitantes el tiempo corría ante la permisividad del colegiado. Esto encendió a los aficionados almerienses.

Ramis fue atrevido e introdujo en el campo a un atacante más, Antonio Puertas, en detrimento de Borja Fernández, que estaba en el pivote defensivo de la zona medular. En cambio, casi le sale mal la idea al técnico, ya que, unos segundos después del movimiento en el banquillo, José se marchó con una cabalgada que nadie supo evitar, salvo Casto que realizó una brillante salida y robó la posesión al atacante.

Los minutos seguían pasando y la UDA no encontraba cómo romper la barrera defensiva del conjunto de Paco Herrera. Por ello, las decisiones del entrenador local tomaron un mayor camino hacia el riesgo y los jugadores rojiblancos se lanzaron en tromba hacia la portería de Becerra, momento que era aprovechado por los futbolistas visitantes para salir al contragolpe e introducir en el ambiente el miedo de que las diferencias se ampliasen.

En el minuto 82, Juanjo Expósito entró al rectángulo de juego, sustituyendo a Motta, y, de este modo, el Almería atacaba con todos los delanteros disponibles en la convocatoria: Kalu Uche, Fidel, Quique González, Antonio Puertas, Pozo y el ya mencionado Juanjo Expósito.

La UD Almería lo estaba intentando todo y tenían contra las cuerdas a un equipo que peleaba por estar entre los de arriba, pero las contras estaban siendo la principal arma visitante. De tanto jugar con fuego, se acabaron quemando cuando un error de Fidel —que llevaba unos minutos impreciso— obligó a Joaquín Fernández a frenar con un penalti al atacante del Real Valladolid. Nadie protestó, porque era claro, y Mata fue el encargado de transformar, desde los once metros, el 0-2.

Esto mató por completo el ánimo de los almerienses, de hecho, el cuadro dirigido por Paco Herrera comenzó a jugar con estos como si fueran un muñeco roto. En consecuencia, no hubo que esperar demasiado para que Jordán tuviese una nueva ocasión visitante que supuso el 0-3 definitivo.

Ficha técnica:

UD Almería: Casto; Motta (Juanjo, min. 81), Joaquín Fernández, Ximo Navarro, Nano; Borja Fernández (Antonio Puertas, min. 69), Ramón Azeez (Morcillo, min. 55), Fidel, Quique González, Pozo y Kalu Uche.

Real Valladolid: Becerra; Javi Moyano, Lichnovsky, Álex Pérez, Balbi, André Leâo, Jordán, José (Sergio Marcos, min. 81), Míchel, Espinoza (Juan Villar, min. 69) y Raúl de Tomás (Mata, min. 64).

Goles: 0-1, min. 34: Raúl de Tomás. 0-2, min. 89: Mata (p.). 0-3, min. 93: Jordán.

Árbitro: Pérez Pallas, del colegio gallego. Amonestó a Nano y Joaquín Fernández por parte de la UD Almería, así como a Espinoza del Real Valladolid.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo séptima jornada de la Liga 1|2|3. El encuentro se disputó en el Estadio de los Juegos Mediterráneos y contó con la presencia de 8.868 espectadores.

Deja tu opinión