Víctor Fernández, doble corona mundial en Hawaii

El rider de El Ejido se alza por segunda vez como el mejor del planeta en windsurf modalidad olas seis años más tarde

deporte extremo el ejido hawaii
Gesto de victoria de Víctor Fernández en una fotografía oficial de la organización del Mundial de Windsurf PWA en Hawaii

Ha sido el más regular no solo durante esta temporada, sino haciendo la media de todas las anteriores desde 2010, año de su primer Campeonato del Mundo. El que siempre ha estado ahí, peleando por ser el mejor, es Víctor Fernández, que pasado un lustro por fin ha visto todo su esfuerzo y constancia con la recompensan que merecen. Si el curso pasado, en igualdad de puntos fue relegado al subcampeonato, en este llegó por delante a la última prueba disputada en Maui.

Solo tuvo que limitarse a esperar que su más inmediato perseguidor, el también español Aleix Mussolini, no se alzara con la victoria. Con ello era suficiente para ser por segunda vez en su carrera campeón del mundo de la espectacular modalidad olas de windsurf. Era madrugada en su El Ejido natal cuando a miles de kilómetros Víctor Fernández se coronaba como el mejor del planeta por segunda vez tras un año a un nivel altísimo, encima en un lugar muy especial para él como es la playa de Ho’okipa, Hawaii.

Antes de ello la temporada comenzó fantástica, con el ejidense logrando su sexto campeonato de Gran Canaria (Pozo Izquierdo) en una prueba marcada por extremas rachas de viento de hasta 55 nudos. Con ellas pudo sacar a relucir todo su talento y calidad para vencer a los riders favoritos, Philip Köster, Jaeger Stone y Marcilio Browne. Siguió por la segunda prueba del circuito mundial, en El Médano (Tenerife), en la que volvió a conseguir el triunfo consolidándose al frente del Mundial.

Tocaban después las gélidas aguas de Mar del Norte durante la temporada de invierno, pero en Dinamarca no hubo condiciones durante el mes de septiembre y la prueba no se celebró. La cuarta prueba del circuito fue la de Alemania, concretamente en la isla de Sylt, y allí se tomó un mínimo respiro siendo cuarto, pero siendo sin embargo una posición muy buena para acariciar la corona. La victoria de Mussolini provocaba que ambos lucharan por el título hasta el último momento.

Tampoco se disputó la prueba de Francia por falta de viento, así que todo se decidiría en Maui, playa que Víctor Fernández reconoce como su segunda casa, pues en ella pasa más de seis meses al año entrenando y desarrollando nuevas tablas y velas para éste deporte extremo tan espectacular. Llegaba como virtual campeón del mundo, pues a Aleix solo le valía ganar la prueba y esperar a que Víctor quedara peor que cuarto, pero todos sabían que el Aloha Classic es diferente.

En ese sentido, es la única prueba donde compiten los riders de la PWA junto a los del Circuito Americano de la AWT, donde hay verdaderos especialistas en surfear olas de hasta cinco metros con una potencia descomunal. Tras un inicio accidentado para Víctor, que quedó eliminado en su primera manga tras una caída en la que rompió el mástil de su vela, su principal rival en la lucha por el título también cayó eliminado en cuartos de final. El mundial estaba cada vez más cerca para Víctor.

En la repesca, tras disputar dos mangas, volvió a caer eliminado, por lo que tocaba esperar a que durante su repesca Mussolini fuera derrotado. Así fue a las tres de la madrugada hora española, momento en el que el catalán no fue capaz de avanzar y, por lo tanto, le facilitaba el segundo Mundial de Windsurf en la modalidad olas a Víctor Fernández. El domingo amanecía en El Ejido con la gran noticia del logro de su paisano. Habrá más prueba, pero la clasificación de la PWA está decidida.

Deja tu opinión