El filial del Almería afina la puntería que creía perdida con Miguel Rivera como víctima

Los rojiblancos doblegaron por 0-2 al Linares Deportivo en el primer día del extécnico de la UDA B en Linarejos

segunda b
Acción del juego en un partido que enfrentó al filial del Almería y al San Roque la pasada temporada

El Almería B llegó al amistoso en el estadio de Linarejos de rebote, pues en un principio era el Recreativo de Huelva el conjunto que se iba a enfrentar a los jienense. Una vez hecho el cambio, los pupilos de Fran Fernández debían realizar un ensayo de pretemporada exigente porque en frente tendría a un equipo que milita en una categoría superior. Para más atractivos, Miguel Rivera, entrenador que llevó a los rojiblancos a disputar los play-offs de ascenso a Segunda División, estaba en el banquillo contrario y, además, se presentaba ante su afición.

En lo que respecta al juego, el Linares Deportivo demostró su superioridad en el trato del balón, pero sus ataques parecían realizados con armas de fogueo y a los almerienses les bastó con estar ordenados para encontrarse cómodos. Así, en el minuto 26, llegó la primera oportunidad y gol visitante. Mamadou cogió la pelota en el área y se invitó un disparo potente con el que supero a Lopito. El exportero del filial de la UD Almería no pudo hacer otra cosa que mirar como el cuero se alojaba en su portería.

Con el 0-1, los atacantes de Miguel Rivera volvieron a retomar su presencia en las inmediaciones del área, aunque el peligro brillaba por su ausencia, ya que el portero de Fran Fernández no tuvo que realizar ninguna parada. Lo más cercano que estuvieron los locales de hacer gol fue en un intencionado remate de Corpas que se marcho fuera. Con 0-1 se llegaba al descanso en Linarejos.

El inicio de la segunda parte reservó el segundo y definitivo con de la UDA B. Solo habían pasado seis minutos y Mario Abenza, con un remate de cabeza a la salida de un córner, mandaba directamente el 0-2 al marcador. Por el momento, todo eran buenas anotaciones del entrenador rojiblanco en su libreta. La parte de arriba estaba funcionando, al estar aprovechando las escasas oportunidades que habían tenido, y la defensa estaba pudiendo, sin excesivos problemas, con un Linares Deportivo que tenía buenas intenciones, pero que estaba algo lento en su transición de juego.

Como suele ocurrir en los partidos de pretemporada, los cambios que se iban produciendo iban provocando que el ritmo disminuyera. Tanto Rivera como Fernández dieron minutos a los jugadores que se encontraban con la convocatoria, tal y como se espera de los preparadores que quieren llegar al máximo rendimiento al inicio de la competición liguera. En el segundo tiempo, el Almería B mantuvo el orden de todo el encuentro, así que no tuvo problemas para mantener el resultado.

Deja tu opinión