Las cuentas de la permanencia tranquilizan a la UD Almería antes de un fin de semana de infarto

El equipo rojiblanco es el que más fácil lo tiene para continuar en la categoría, pero el 4-0 de Getafe alimenta las dudas

Getafe Almeria
Quique González se levanta tras caer sobre el césped del Coliseum Alfonso Pérez (Foto: JL Matarín)

Se trata de un día temido por los cardiólogos y deseado por los amantes del fútbol y de los programas multicancha radiofónicos. Eso sí, este último factor se ve condicionado por que no sean seguidores del Almería, Alcorcón, UCAM o Nàstic porque, de ser así, hablamos de una jornada agónica, de cuentas y de observar lo que están haciendo los rivales directos.

El Almería depende de sí mismo y, a estas alturas de la película, es lo mejor que podía pedir. Los rojiblancos saben que ganando en el Estadio de los Juegos Mediterráneos al Reus no tendrán que esperar las noticias que lleguen del Nou Estadi ni Santo Domingo. El problema llega cuando se observa la imagen, el choque entre Puertas y Ramis, las declaraciones cruzadas y el temor a que el próximo rival llegue con ganas de sumar para ‘echar una mano’ a un conjunto de su misma Comunidad Autónoma.

Es ahí donde el empate y la derrota almeriense entra en juego y hay variables como para que, siempre que se den los marcadores deseados, los aficionados se tranquilicen un poco —si es que es posible— porque la UDA seguiría en la Liga 1|2|3.

La clave está en el duelo directo entre Nàstic de Tarragona y el UCAM Murcia de Francisco. La clasificación actual dice que en caso de empate del Almería una derrota murciana los coloca por encima de estos y ya serían los universitarios los que tendrían que esperar a ver si el Alcorcón, que juega en su casa ante un cuadro que no se juega nada como el Lugo, gana y los manda a Segunda División B.

En el caso de que los pupilos de Francisco sean los vencedores, un punto unionista les pondría con los mismos puntos que los tarraconenses y el hecho de tener el golaveraje ganado provoca que la continuidad de la entidad presidida por Alfonso García sea una realidad. El problema, en caso de empate, llega si el Alcorcón gana su partido y Nàstic y UCAM también tienen reparto de puntos, puesto que esta situación mandaría a los de Ramis al grupo IV de Segunda División B.

Por paradójico que pueda parecer, en el caso de derrota la UD Almería también suma opciones como para seguir gozando del honor de ser equipo de la Liga de Fútbol Profesional, aunque este factor también se dio en el Coliseum Alfonso Pérez y el resultado fue bochornoso.

En este sentido, si los almerienses no sumasen ningún punto deben esperar a que el Alcorcón tampoco lo haga, ya que la victoria madrileña les sitúa por delante y daría igual lo que pase en Tarragona. Del mismo modo, un empate en Santo Domingo —con los rojiblancos cayendo ante el Reus— perjudica a los andaluces porque el triple empate a 48 puntos salva a los conjuntos murciano y de la capital de España.

Observando a los rivales, el UCAM, dirigido por el entrenador almeriense Francisco, se mantiene imponiéndose al Nàstic, a domicilio, pero también si hay reparto de puntos, dependiendo de los marcadores que se den en los partidos con protagonismo del Almería y Alcorcón. Le vale que cualquiera de estos no logre sumar los tres puntos. Su derrota, en cambio, le obliga a depender de que el Almería no puntúa o, en el caso de que esto sí ocurra, que el Alcorcón pierda ante el Lugo.

Por su parte, el Alcorcón es el que más pendiente estará de la radio, sobre todo si gana su encuentro, ya que el duelo directo entre universitarios y tarraconenses es crucial. Sin embargo, al margen del triple empate ya comentado con UCAM y UD Almería, que les salva y condena a los almerienses, un punto también deja a los amarillos en Segunda División si son los de Francisco lo que no consiguen aumentar la cifra que tienen actualmente en la clasificación.

Así pues, con los nervios a flor de piel, la UD Almería es consciente de que siguen dependiendo de sí mismos, de que juegan en el escenario que les resulta más cómodo y de que, si la imagen de Getafe no se repite, están a tres puntos —pese a las combinaciones mencionadas— de salvar un año de agonía.

Deja tu opinión