Poso de serenidad de Mario Ferrera

El líbero fija como objetivo claro de Unicaja Almería jugar la final de la Superliga sin echar cuentas al rival que toque

superliga masculina de voleibol
Colocación de Mario Ferrera en el entrenamiento de este lunes, comenzando la semana

Era de esperar que Mario Ferrera ejerciese su ‘decanato’ en las filas ahorradoras para transmitir serenidad en todo momento. Sin jamás perder la compostura ni en pista ni fuera de ella, sabía del potencial del equipo antes y después de la llegada de los momentos clave, manteniéndose siempre en un tono confiado y sin admitir la cabida a la más mínima duda. Lo suyo es “equipo”, pero no deja de reconocer que hay nombres propios que pueden cambiar todo para bueno o para malo. En uno de los rivales directos ha sido para lo segundo: “Lo de Palma más o menos se podía prever un poco, porque se sabe que a Víctor Viciana es muy complicado reemplazarlo, es un jugador muy importante en su equipo y se le está notando”.

No pone en duda la gran calidad de Ricardo Perini, su sustituto tras la lesión, pero el almeriense proyectaba una larga sombra: “En el partido de Palma nos ganaron al final ajustado en el último set, en el partido de Copa del Rey les ganamos muy bien y ahora contra Teruel la verdad es que han bajado bastante su nivel, lo que ha hecho que la gente ahora se decante por una hipotética final entre CV Teruel y Unicaja”. No dejan de ser conjeturas, y más con lo apretado de la zona alta y con el duelo de este sábado en Los Planos, que incluso podría desembocar en ese duelo entre ambos en play off, pero trasladado a las semifinales. Mejor centrarse en jugar y punto: “Las cuentas llevamos ya ‘tiempecillo’ que no las miramos”.

De hecho, una victoria ahorradora en Los Planos podría devolver el liderato a los de Dreyer, que a priori tienen partido sencillo ante el descendido Tarragona, con visita posterior a Mediterráneo y con el último choque ante Río Duero Soria. Así, a Ferrera le parece mucho mejor el planteamiento de “mirar más el partido a partido sin fijarse en esa segunda o tercera posición, porque significa al fin y al cabo jugar contra el mismo equipo, estando más lejos el primero, que sí cambiaría bastante más al jugar contra el cuarto las semis”. Por eso su postura de no echar cuentas a las cuentas, sin valorar tampoco si es mejor comenzar dentro o fuera cada una de las dos eliminatorias por el título de liga, si se superan las semifinales.

Su apuesta por Unicaja Almería, sea quien sea el rival que vaya a estar en frente, es la de siempre… pero un poco más fuerte. Retomando el argumento anterior de los nombres propios, hay uno que está afectando en positivo a los blanquiverdes y que puede notarse mucho más de aquí en adelante, y es el de Israel Rodríguez: “Contento porque llevamos un mes con él entrenando y el equipo ya ha cambiado, solo en los entrenamientos tener a los cuatro receptores es clave, y encima es un jugador como él, de ese calibre… ha cambiado y va a cambiar mucho al equipo; yo creo que está al 70% y de aquí al play off puede estar a tope y puede ser un punto bastante importante a nuestro favor para ganar la liga”.

Pero lo dicho, que la fuerza está en el equipo y el mismo Mario Ferrera es de los que se resta méritos, pese a los porcentajes brutales arrojados este sábado contra Textil Santanderina: “Tampoco hay que mirar mucho los números, está claro que en el líbero solo se puede ver una cosa, que es la recepción, y contento por poder ayudar al equipo como lo estoy haciendo ahora e intentar siempre estar al máximo de mi cuerpo para el beneficio de la colectividad”. La anécdota llegó incluso antes de la Copa, ‘desempolvando’ su traje de receptor para hacer un punto en Palma: “Eso es cosa de otros jugadores; yo si lo hago va a ser por un fallo del otro equipo, y allí fue una defensa que me vino y la pasé al primer toque y tocó la línea”.

De hecho, no se le computó en el tabelino, pero no importa, porque prefiere seguir con el ‘dibujo’ de la situación, ya centrado en el sábado a las 18.00 horas: “Vamos con la mentalidad de ganar, es un equipo que nos ha ganado la final de la Copa del Rey por 3-0 y evidentemente esa espinita estará en Los Planos; iremos a tope para ganarles, y desde ahí lo de segundo, tercero o primero ya se irá viendo en cuanto vayan pasando las jornadas, que quedan tres y es complicado saberlo con antelación”. Las dos últimas fechas de la fase regular, con horario unificado justo en las seis de al tarde, tendrán más o menos que decir dependiente de lo que pase en el pabellón turolense: “Luchar por estar en la final independientemente de contra quien nos toque”.

El líbero ahorrador da por cerrado el periodo complicado previo a la Copa, que es “extraño para el cuerpo, en los que se carga muchísimo y eran partidos en los que físicamente no se estaba muy fino”, lo que se repetirá tras pasar la cita aragonesa pensando en play off: “En la Copa se notó que el equipo va a luchar hasta el final por lo que queda de liga y que ha podido ser un antes y un después”. No quiere dejarse en el tintero la feliz vuelta a casa ante un público magnífico: “Fue un día un poco feo por el clima pero hubo bastante gente, y creo que ese público disfrutó con nosotros y nosotros evidentemente disfrutamos con ellos”.

Deja tu opinión