… y Javier Monfort dijo ‘aquí estoy yo’

Le parece que Unicaja Almería dio una lección de equipo: “Se supo salir juntos de una situación que era muy delicada”

superliga masculina de voleibol
Monfort yendo a por un balón de antebrazos ante la mirada de sus compañeros en el 'japo'

Algo sucedió tras el 2-0 en contra, algo que desvela Javier Monfort, hombre que se expresa muy bien fuera de pista, pero que habla como nadie dentro de ella: “Se hizo una pequeña reunión, se habló de pelear juntos, cada uno aportando lo que consideró mejor táctica a seguir para cambiar lo que había pasado para intentar ayudarnos entre todos los compañeros”. Es exigente pero la vuelta de Vecindario se hizo con algo bueno: “Sacar positivo que en este momento de debilidad nos supimos juntar y reorganizarnos para darle la vuelta a la situación”. Como no, está “contento” con su actuación individual, “pero más con el equipo, porque hay otros que los compañeros empiezan en situaciones así a pelear entre ellos”.

No fue el caso de Unicaja Almería sobre la pista de Santa Lucía: “Nosotros nos apoyamos aun más y eso también es importante”. La mente de un jugador madura a lo largo de un partido si se está preparado para ello: “Sabiendo que Unicaja no se puede permitir perder contra otro equipo de mitad de tabla para abajo, el 2-0 es el momento de que no te pueda la presión, no queda otra que despertar y luchar codo con codo con los compañeros para intentar revertir la situación; después de remontar y poner el 2-2 sabes que vienes con un refuerzo positivo, yo fui de menos a más y al haber jugado los dos últimos sets mejor te da más confianza para encarar el último más fuerte”. Pero hay un punto en el que Javi estalla.

Se trata del 11-11 en el tie-break: “Venía de no cometer errores en ese quinto set y me cabrea, miro el 11-11 y me cabrea la situación, no puede ser que vayamos a perder, tenemos que ganar sea como sea, y lo único que me sale de dentro es rabia, y esa rabia me hace dar un plus físico, pensando que se nos puede complicar la liga de cara a los play off por este partido”. Por eso quería todas las pelotas: “No paraba de pedirle a Ignacio que me echara la bola porque los dos equipos estábamos con el miedo a fallar, y en ese momento me sale las ganas de acabar el partido, en ese momento en el que la gente tienen miedo a fallar lo importante es quitarte la presión y sacar fuerzas”. Nacido para decidir.

Con todo, lo que más hay que sacar de la isla es autocrítica: “El equipo no empezó bien, la verdad, Vecindario no es de los más fuertes pero sí que su cancha de juego es bastante hostil, es difícil jugar allí, nos pilló por sorpresa el primer set, jugaron muy bien, fueron a forzar mucho con el saque y les salió bien, y a partir de ahí nos costó reconstruir; se ha perdido un punto que al final no creo que sea definitivo para los play off, y se ha entrenado en una situación difícil, de las que curten, y creo que al final de temporada este bagaje nos va a dar un poquito de experiencia, pero hace falta tener autocrítica; por un lado, hay que jugar mejor, y por otro lado, hemos sabido revertir la situación y salir adelante”.

En esa misma línea, “es cierto que es el primer tie-break que se gana en la temporada pero hay que ser realista y ver que ha sido contra un equipo más fácil que Teruel y Palma. No quiere excusas, si bien una de ellas podría ser la gran carga física que se lleva acumulada pensando en la Copa del Rey, algo que por ejemplo Vecindario no llevaba: “Estamos en una fase de carga muy fuerte y ahora hay que apretar; se ha notado mucho, con muchas sobrecargas en los jugadores y con alguna lesión, lo que se traslada al juego, pero aun hay que tener autocrítica, ya que todos los demás clasificados tienen la misma carga y, por lo tanto, no es excusa para estar apunto de perder contra Vecindario”.

Entre otras cuestiones del partido, ensalza a Chema Castellano: “Ha debutado con una soltura sorprendente en un momento en el que el equipo estaba con una complicación muy grande; sale en una situación delicada y sabe apoyar al equipo, ayudar mucho, y le agradecemos que haya venido y que se haya incorporado así e integrado en el equipo de esa manera tan buena”. Respecto al rival, ojo con lo que pueda hacer ante los rivales directos de Unicaja: “Vecindario es un equipo que no está muy bien en la tabla, pero que sobre todo en su casa juega muy bien, y esperemos que se lo ponga igual de difícil que a nosotros a nuestros rivales directos de la zona alta de la clasificación”.

Ahora toca Ibiza, que “es un equipo fuerte, que va de menos a más, que se ha reforzado ahora y que va a venir con muchas ganas de ganar”. De hecho, es lo de siempre: “Todos los adversarios vienen con ganas de ganar a Unicaja Almería, y ellos tienen un potencial fuerte de equipo, así que vamos a tener que jugar muy muy bien”. Es algo que quiere aprovechar: “Se trata de una prueba de fuego que nos viene bien para saber cómo estamos antes de la Copa”. Confía ciegamente en el equipo: “Espero poder ganarles y creo que el equipo va a responder bien, pero va a ser un partido bonito y difícil, ya que al final todos los difíciles son los bonitos, por lo que le pido a la afición que venga a apoyarnos; lo va a pasar muy bien”.

Deja tu opinión