Unos 300 niños ‘mueven’ la calle con el rugby

Rotundo éxito de URA bajo el Cable Inglés con su participación en la iniciativa del Patronato Municipal de Deportes

union rugby almeria cantera
Varios de los chicos que pasaron por los diferentes sets montados por URA bajo el Cable Inglés

No se detuvieron en ningún momento a contar, ni establecieron ningún sistema que fuera dejando constancia del paso de chicos y chicas por su zona, pero al pedirles a los organizadores una estimación aproximada se dan cuenta de que fue un gran día: “Podemos hacer la cuenta rápidamente porque a las 10 de la mañana hubo una gran mayoría de niños de la escuela y estuvieron casi todos, así que fijamos la cifra en 120; luego hubo un buen tirón en la franja de entre las 12.00 y las 14.00 horas, con casi un centenar de niños ajenos al rugby que quisieron probar y cuyos padres pidieron información; y por último hubo el tercer tiempo de URA y una tercera sesión de juegos con otros tantos más”.

Francisco Plaza, que es el director de la Escuela de Costa de Almería, se pasó la jornada de domingo trabajando a la par que disfrutando con la actividad ‘Mueve la calle, ¡actívate!’ a la que Unión Rugby Almería se sumó. Organizada por el Patronato Municipal de Deportes, ocupó la zona baja de la Rambla de Federico García Lorca con tantos sets como modalidades tiene en las escuelas municipales, correspondiendo al rugby el extremo, ubicado bajo el Cable Inglés y muy bien aprovechado por el club unionista. De hecho, “varios de esos niños que probaron el domingo han acudido a los entrenamientos de la semana, por lo que se puede decir que ha sido una captación efectiva”.

Relata Plaza que “las reacciones de la gente estuvieron muy bien”. Se facilitó mucha información: “Tuvimos un stand con merchandising y folletos tanto del rugby en si, con sus reglas, como del club, explicando todas las acciones que desarrollamos como son URA Clan, el equipo femenino, el de División de Honor B y por supuesto las escuelas que tenemos en toda la provincia”. A ello se tuvo una respuesta muy positiva: “La verdad es que la gente no esperaba tanto, algunos ni sabían que teníamos un equipo en División de Honor B, y otros nos seguían en redes sociales con anterioridad y tenían ganas de contactar con nosotros”. Este fue el momento propicio para un ‘feliz encuentro’.

Se logró, por tanto, una buena penetración en la sociedad almeriense, pero no solo de la ciudad: “Hubo mucha gente de fuera de Almería, algunos que habían jugado al rugby y se acercaron a verlo, pero a mí lo que más me gusto es que hubo un montón de niños pequeños, de 7 u 8 años y de ahí para abajo en edad, que probaron, que se divirtieron, a los que les gustó mucho y cuyos padres nos confesaron que habían cambiado de opinión, porque pensaban que el rugby era otra cosa; en ese sentido, como es lógico, estamos muy contantos con los resultados que nos ha arrojado la jornada”. Fue un esfuerzo más por parte del club, pero mereció la pena la implicación de tanta gente.

En ese sentido, Francisco Plaza reparte méritos: “Todo el montaje corrió a cargo de monitores de las escuelas de Almería y Roquetas, de jugadores de URA y de veteranos, y en el desarrollo de la actividad durante todo el día se contó con la participación de todo el mundo, estando por allí jugadores de Costa, de URA, muchísimos veteranos que se implicaron y sobre todo se volcó el equipo femenino”. También coordinador del rugby gradual en la directiva del club, Plaza precisamente habla sobre las ‘estaciones’ en las que se dividió un espacio de mucho transito de personas camino del Paseo Marítimo: “Tuvimos zona para el tercer tiempo de URA Clan, el set de información y los juegos”.

En ella se detiene para explicar los distintos pasos que los participantes dieron: “La de juegos de rugby fue dividida a su vez en tres zonas, siendo la primera la de habilidades básicas para enseñar a los niños cómo se debe de manejar el balón, en qué consiste el rugby, cómo se avanza, cómo se pasa hacia atrás…; la segunda era para entrar en relación con el contacto, con esquivar la defensa, buscar los espacios y placar los sacos; la tercera fue un pequeño campo con rugby tag, que se juega con una cinta en la cintura y se hace en los colegios sobre todo de Inglaterra e Irlanda para fomentar la búsqueda de espacio y no tener placaje, rugby sin contacto”. Los niños iban pasando por todos ellos.

“Estuvo muy animado”, confiesa un Plaza al que no se le olvida la ‘joya de la corona’: “Nosotros apostamos por la inclusión y tuvimos bastantes niños del URA Clan; no hacemos distinción ninguna y en los set estábamos todos juntos y disfrutando unidos”. Esa buena participación de los chicos y chicas con neurodiversidad se produjo el mismo día en el que además comenzaba su actividad habitual de la temporada. URA Clan da el curso por empezado y su tirón se ha dejado notar desde el primer momento.

Deja tu opinión