El Almería B pierde ante el Guadix mientras sigue confeccionando la plantilla de Tercera División

Fran Fernández ve reforzada la zona atacante con las incorporaciones del extremo Chupi y el delantero Jesús Sillero

segunda b
Javi Pérez ve la cartulina roja en un encuentro de la pasada campaña

Lo tenía complicado Fran Fernández a la hora de presentar el once que se mediría al Guadix, debiado al trabajo que están realizando sus principales jugadores en el primer equipo de la UD Almería. Para colmo, la secretaría técnica continúa trabajando en la elaboración de la plantilla, por lo que los jugadores alineados por el técnico del filial poco se parecía a la que actuará en el inicio de la competición liguera. Por esta razón, y sumado al escaso rodaje que llevan los futbolistas, el Guadix se impuso por la mínima (1-0) en el choque que medía a dos equipos que se deberán ver las caras en el grupo IX de Tercera División.

Aun así, los jugadores almeriense supieron controlar el juego de su adversario, dispusieron de ocasiones, pero no encontraron el camino que se acercaba a los goles. Ese es uno de los principales valores que tiene la pretemporada, poder tomar notas con las necesidades para los objetivos, y Fran Fernández ya conoce los nombres de sus nuevos pupilos para incomodar al portero que se aloja en la portería contraria: Chupi y Jesús Sillero.

El nombre del primero de ellos es José Luís Sotos, aunque es conocido como Chupi en los campos de la Segunda B, y se trata de un extremo rápido que se ajusta al perfil que ha tenido el filial capitalino en las últimas temporadas ocupando la banda. Su contratación se cerró antes de que entrara el mes de agosto y se convertía, de este modo, en el tercer fichaje del conjunto que buscará el retorno a la categoría de bronce. Su formación se produjo en las categorías del Albacete, donde llegó a jugar en el primer equipo, pero llegó a Almería procedente del Levante B.

El otro refuerzo, Jesús Sillero, llega procedente del CD Cabacense del grupo X de la Tercera División. El delantero, de 20 años, buscará aumentar la cifra goleadora del conjunto almeriense y llega con quince goles en su currículum con los que contribuyó a la permanencia de su equipo en la categoría. En el filial de la UD Almería tendrá el complicado reto de volver a las tardes en las que Dani Romera movía continuamente el marcador, después de un año en el que la falta de gol llevaba al filial rojiblanco al descenso.

 

 

Deja tu opinión