URA se ahoga en sus propios errores ante Olímpico

Partido duro queo se cobra las bajas de Alastrue y Arias en el minuto 9 y cuyo marcador no varía en toda la segunda parte

union rugby almeria division de honor b
Ensayo de URA a cargo de Ismael Varas con la llegada de Biya, autor de la patada para meter balón en zona de marca

Que un partido de rugby no mueva el tanteo en toda una parte completa no es lo habitual, pero a URA le sigue constando hacer puntos. Con los mismos 11 de este domingo tuvo suficiente para vencer el domingo pasado a Trocadero, pero esta vez dos desajustes defensivos fueron pagados con sendos ensayos bajo palos de Olímpico. Los madrileños cumplieron lo que Pablo Jiménez se esperaba de ellos, pero los cruzados no tuvieron su día, sencillamente. Pese a todo, se tuvo incertidumbre hasta el final sobre un triunfo que podría haber sido y que no fue, consiguiéndose al menos un punto bonus defensivo que sabe a poco pero que podría tener mucha importancia en la cuenta final.

Desde la primera patada del choque, el saque de Olímpico, se tuvo que dar un buen tono defensivo ante la presión visitante. Pasados los primeros compases, Unión Rugby Almería se hizo el dominador del encuentro, pero con la mala fortuna de que en la misma jugada cayeron lesionados Arias y Alastrue, ambos retirados del campo y evacuados al hospital en ambulancia con el hombro y con el tobillo dañados respectivamente. Movió piezas Jiménez, introduciendo a Jules y a Antonio Manchón, pero además cambió roles, poniendo de zaguero a Nacho de Luque y dejando la posición de apertura al francés. En cuanto a Manchón, cayó al ala y por ella estuvo a punto de ensayar entre el atasco.

A los pocos minutos se adelantó URA mediante una patada de castigo de Juan Graciarena, que ponía algo de tranquilidad tras no haber sabido limpiar como se debe los rucks en no pocas ocasiones. Acto seguido hubo otro golpe que de nuevo se pidió a palos, pero esta vez el argentino no estuvo acertado. Se pasó a sufrir de nuevo en defensa, con coraje, y parecía todo controlado cuando se ganó una touch del rival en cinco propia, logrando una melé a favor. En ese panorama llegó pérdida, desajuste, buen juego a mano de Olímpico y primer ensayo, también transformado. Se siguió con el mismo plan de juego y antes de la media hora se tensó el marcador con otro golpe acertado de Graciarena.

El 6-7 fue una recompensa menor al ‘merodeo’ de ensayo que finalmente no llegó, pero sí en el otro costado. Antes, Gonzalo Rivilla, vista la igualdad y que quedaba mucho por jugarse, eligió palos en un golpe y no perdonó. Con 6-10 se hizo más visible la figura de Huerta, un extraordinario zaguero, que avisó antes con una salida portentosa desde sus ‘dominios’ poniendo en serios apuros a la defensa cruzada. A la segunda, casi consecutiva, hizo algo similar, pero abrió y el oval llegó al ala derecho, que hizo una diagonal de gran calidad para meterse otra vez bajo los palos. Se ponía el marcador demasiado adverso visto el trabajo realizado, pero una vez más se levantó la cabeza.

Así, Biya, que sigue rayando a un alto nivel, percutió y después se ‘inventó’ una patada baja a seguir sabiendo que su ‘socio’ iba a ser Ismael Varas. El ala almeriense cogió el balón en la zona de marca madrileña y depositó para que la distancia se menguara, poniendo, sin saberlo, el marcador que sería con el que se cerraría el encuentro. El 11-17 no se movió más, ya que Graciarena no metió la transformación, como tampoco una nueva patada con al que se abría la segunda parte, en el primer minuto, que parecía bastante sencilla. Además, antes del descanso se recuperó un balón, se corrió mediante Kotze y después Lucas Melián, y lo que fue una nueva ocasión de puntuar ahí se quedó.

Tras la reanudación y el fallo a palos, los errores ganaron, arruinando todas las veces el intento de afianzarse en el partido por parte de URA. Se cayeron de las manos demasiados balones y la toma de decisiones muchas veces no fue la correcta, pero sobre todo se murió en la touch. Tras una patada a palos que Olímpico no aprovechó, la mejor solida de los cruzados fue por la derecha, por donde corrió Antonio Manchón para meterse en 22 y dudar sobre si llegar hasta la cocina o buscar pase, incluso con una patada a seguir como opción viable. La lucha fue tremenda por ambos bandos, y Unión Rugby Almería tuvo tres touches dentro de 22 contraria, una en 5, perdiendo todas.

La última jugada se le hizo larga a Olímpico, que finalmente pudo recuperar el balón y patear fuera para que Joshua Bellido, que antes se había cobrado una roja para Biya en el 74, decretase el final del choque. En esa jugada URA lo siguió intentando, dándolo todo, pero con dificultades para abrir la muy tupida cortina madrileña. La dura batalla también dejó dos lesionados en un Olímpico que celebró con caballerosidad una victoria que certifica virtualmente, si no la tenía ya, su permanencia y su tranquilidad en lo que resta de temporada.

FICHA TÉCNICA

URA (11): Juanma, Biya, Piloto, Kotze, Padilla, Luis Vergel, Toti, Lucas Melián, Quisquilla, Nacho de Luque, Ismael Varas, Graciarena, Tietie, Alastrue y Emilio Arias. También jugaron Loubet, Cuadrado, Quintana, Piloto, Jules y Antonio Manchón

Olímpico de Pozuelo (17): Eloy Ortiz, Becerra, Gómez, Piñeiro, Martínez, López, Valhondo, Andreu, Rivero, Gonzalo Rivilla, Tessi, Sáez, Megino, Álvarez y Castillo. También jugaron Blanco, Manuel Ortiz, Navalón, Alejandro Rivilla, Ramos y Huerta.

Árbitro: Joshua Bellido. Expulsó definitivamente a Biya (min. 74) por parte de Unión Rugby Almería.

Tanteo: (3-0) min. 12, patada de castigo transformada por Graciarena. (3-7) min. 19, ensayo de Andreu transformado por Gonzalo Rivilla. (6-7) min. 23, patada de castigo transformada por Graciarena. (6-10) min. 30, patada de castigo transformada por Gonzalo Rivilla. (6-17) min. 35, ensayo de Álvarez transformado por Gonzalo Rivilla. (11-17) min. 38, ensayo de Ismael Varas. DESCANSO y FINAL.

Incidencias: Partido correspondiente a la décima séptima jornada del grupo C División de Honor B disputado en el Estadio Emilio Campra ante unos 400 espectadores aproximadamente.

Deja tu opinión