Doce más una pretemporadas para Manuel Parres

El central es ejemplo de profesionalidad y llega a las primeras horas de trabajo en un gran estado de forma e ilusionado

unicaja almeria pretemporada voleibol
Salto en bloqueo de Manuel Parres en la sesión preparatoria de este lunes con el techo emblemático del Moisés Ruiz

A sus 32 años este ilicitano sigue teniendo el “gusanillo en el estómago” conforme se va acabando el verano por décimo tercera vez consecutiva desde 2004, y las que le quedan aun. Manuel Parres mueve sus dos metros exactos con un más que inteligente merodeo de la red en las primeras sesiones técnicas, y poco a poco va ‘midiendo’ a sus nuevos compañeros para afirmar que le gusta lo que ve: “Creo que como los dos años anteriores aquí, el equipo tiene buena pinta, va a ser muy competitivo y va a estar luchando otra vez por los objetivos que Unicaja le plantee”. Hay mimbres para el optimismo, sobre todo porque también percibe las sensaciones de calidad humana: “Es un buen grupo que hará grandes cosas”.

Como es lógico, hay mucho por hacer, se tiene que lograr el empaste de todos los instrumentos para componer una buena melodía. Eso no sería posible sin la mejor predisposición, como la que saca a relucir el central: “Para mí la pretemporada supone otro año lleno de ilusión y de retos, sobre todo también individualmente, para demostrar que sigo estando al nivel, y siendo grupo nuevo con compañeros que son muy jóvenes, pues transmitirles esa experiencia, todo lo que yo he podido aprender, ayudarles a ellos en todo lo que pueda y ayudar al equipo a conseguir los objetivos”. El cosquilleo conlleva darlo todo, no lo entiende de otro modo, “en la preparación mental y física, algo que este año no es distinto a los demás”.

Por lo tanto, Parres se siente “preparado y con muchas ganas”, descansado en la faceta psicológica y fuerte físicamente: “La desconexión de estos meses de parón es más mental que física, porque siempre te mantienes haciendo alguna actividad, un poquito de musculación y siempre preparado para no empezar desde cero la pretemporada, porque es importante tener una mínima base”. Entre otras cosas, esto es algo que ayuda a definirle como un gran profesional que quiere estar en todo momento disponible: “La inactividad se puede trasmitir en lesiones que nadie quiere, en problemas musculares, y ningún deportista de élite creo que se deja ir en el verano”. Su estado de forma es muy elevado ya desde el mismo principio.

Podría ser diferente el pensamiento de los ‘veteranos’ de la plantilla a la hora de comenzar el curso, sobre todo los que vivieron el triplete en primera persona y acto seguido no pudieron levantar ningún título, pero no es así. El ilicitano lo dijo hace un año y lo repite ahora: “No hay ninguna diferencia cuando empiezas una temporada, porque olvidas lo que has hecho la anterior tanto si has ganado títulos como si no, y empiezas totalmente de cero; mirar atrás no hay que hacerlo mucho, sino más bien comenzar de cero y motivado con hacer un buen año”. Siempre es difícil ganar, y se asume la complicación que se avecina: “Un año más la liga va a ser reñida, con equipos que nos van a plantar cara, y creo que no va a ser fácil”.

Ya sí sabe las ‘armas’ de los adversarios que optan al título de liga, pero reconoce que busca apartarse un poco de todo ese ruido del mercado para llegar renovado del todo: “Suelo comenzar bastante desconectado, pero luego es importante estar ‘al loro’ de los movimientos que hacen tus rivales; ya de vuelta preguntas y cuando estás en la rutina de los entrenamientos ya te vas enterando de los fichajes y de los movimientos, así que ahora sí estoy al tanto de todo, porque estás en este mundo, siempre en contacto con los compañeros de otros equipos también y con la gente del voleibol; por eso es fácil enterarse en seguida de lo que se ha cocido y de lo que te vas a encontrar en el otro lado de la red durante los partidos”.

Ojo, que la competencia que vive un jugador no solo es ante el adversario, sino en el mismo momento de buscar un sitio en el equipo titular. De este modo se crece en el plano individual y se hace crecer al bloque. En el caso de lo centrales, de nuevo se produce la confluencia de tres hombres de alto nivel con la llegada de Jean Pascal y la continuidad de Borja Ruiz: “Tener competencia dentro de la posición es siempre muy importante y desde el principio, pero aún falta para eso, poco a poco, pese a que seguro que llegará entre los tres jugadores que hay en mi puesto de central y hay que verlo y tomarlo como algo muy sano y natural; es importante que esté ahí para que el nivel del equipo en general suba”.

Manuel Parres, siendo uno de los jugadores más queridos y respetados por parte de la afición, quiere lanzar ya ese llamamiento obligado a la ciudadanía, porque el equipo es todo, jugadores, técnicos y grada: “Esto es siempre fundamental es algo y que solemos transmitir, solemos pedirlo porque al final a nosotros nos ayuda a estar aquí más fuertes, a sentirnos queridos; que la gente venga a apoyarnos es una cuestión básica, así que se lo transmito a los que estuvieron el año pasado y si cabe todavía más invito a la gente que no conozca el voleibol a que se sume, a que se haga el abono, que venga a animarnos, porque seguro que vamos a poder ofrecerles un buen espectáculo y van a disfrutar lo máximo posible”.

Deja tu opinión