Queridos Reyes Magos: queremos una victoria

Deseos y mucha necesidad de una victoria de la UD Almería ante el Getafe en el primer partido del nuevo año 2017

uda la liga 123
Fidel sale a celebrar un gol con la grada del Estadio de los Juegos Mediterráneos disfrutando del momento (Foto: JL Matarín)

Arranca un nuevo año y el fútbol regresa el viernes al Mediterráneo. Posiblemente el rival que nos visita no sea, quizá en este momento, el más apropiado para la UD Almería. Hablamos del Getafe, un recién descendido de Primera División que, tras la llegada de Pepe Bordalás al banquillo azulón, ha dado un cambio radical y ha pasado a convertirse en uno de esos equipos que, a final de temporada, si continua con esta buena dinámica, pueda volver a soñar con su vuelta a la categoría de oro del fútbol español.

Por su parte, La UD Almería vuelve a sentirse obligada a convencer ante su afición y, lo que es más importante para toda su parroquia, volver a conseguir los tres puntos como normalmente viene haciendo cada vez que juega en su feudo y así poder tomar aire fresco e intentar evadir esos puestos de descenso que en el último partido de 2016, en Miranda del Ebro, volvió a ocupar.

La cita del viernes es una nueva final, nos guste o no, e incluso desde dentro del propio vestuario rojiblanco así se le ha denominado. Por desgracia, en Almería llevamos hablando de finales continuamente, prácticamente desde hace dos años, todo debido a la irregularidad y a los malos resultados que, hasta ahora, el equipo nos está brindando en una categoría tan complicada y de tanta igualdad como es la Segunda División.

No se me pasa por la mente otra cosa que no sea ganar ante al Getafe, más que nada porque el partido es de una importancia vital para nuestros intereses y porque arrancar el nuevo año de nuevo con derrota no ayudaría a nadie, ni al equipo, ni al entrenador, ni a una afición que últimamente vive en horas bajas. Todo ello sin olvidar también las dos próximas citas seguidas que el equipo tendrá que afrontar a domicilio ante Reus y Cádiz para posteriormente recibir al Real Oviedo, una cuesta de enero que se podría hacer bastante dura en el caso de no sumar puntos.

Por lo tanto, ganar el viernes al conjunto getafense debería ser una obligación para el conjunto que dirige Fernando Soriano. Ojalá Sus Majestades de Oriente, que estarán presentes en el Estadio de Los Juegos Mediterráneos, nos traigan como mejor regalo la primera victoria de 2017.

Para finalizar, y aunque no venga a cuento pero para poder ponerme también un poco ‘exquisito’, tampoco le hago ningún asco a la renovación de Antonio Puertas, por complicada que pueda parecer. Serían dos regalazos de categoría y que, sin duda alguna, nos motivarían a más de uno.

El que no llora no mama. ¡Forza, UDA!

Deja tu opinión