Piero Molducci observa y establece un plan

El técnico vive la aproximación de los momentos clave con el diseño de lo que será Unicaja Almería y el partido a partido

superliga masculina voleibol
Molducci en el saludo inicial a sus hombres antes de medirse a Río Duero Soria

No es la típica premisa de ‘una hora menos en Canarias, sino más bien de ocho horas antes a cuando se suele jugar en casa. Mismo día de la semana, sábado, pero a las 12.00, lo que impide un desarrollo ‘normal’ de la planificación previa a un partido: “Llegamos el viernes, no entrenamos por la mañana del sábado porque entrenamos cuando el partido es por la tarde, lógicamente, ni tampoco el viernes porque llegaremos a las ocho y media aproximadamente y no se puede trabajar a las diez de la noche cuando al día siguiente juegas temprano”. La jornada décimo sexta lleva a Unicaja Almería a rendir visita a Vecindario ACE Gran Canaria, que repite en casa tras haber cedido por 1-3 con UBE L’Illa Grau el sábado pasado.

Piero Molducci ajusta piezas y horas en su camino hacia la regularidad: “Hacemos un viaje como siempre, a Málaga y con la vuelta por Madrid, sabiendo que cuando se juega a las 12.00 no se puede tener toma de contacto con la pista antes, ni siquiera por la tarde porque el vuelo sale tarde, son tres horas de vuelo a Canarias y no podemos irnos al pabellón al aterrizar, ya que hay que comer distinto, hay que descansar, por supuesto…”. El cambio es que esta semana Unicaja apurará una última sesión en el Moisés Ruiz el viernes por la mañana para salir nada más concluir en autobús hacia Málaga”. No es la primera vez que el transalpino hace referencia a las pocas vías de comunicación de la provincia de Almería.

Pasado el trámite poco cómodo del viaje, aguarda por la isla “un equipo bastante bueno, y en su cada mejor que fuera, en un pabellón un poco raro –Santa Lucía Tirajana-, que es muy grande”. Es parada complicada en la marcha verde de la fase regular de la Superliga, “hay que jugarlo y lo jugaremos”, asegura Molducci sin dar mayor horizonte que no sea este sábado al mediodía: “Entrenamos normalmente, como siempre, sin mirar a la Copa del Rey ni a la semana siguiente, miramos partido por partido, cada semana vemos qué problemas tenemos en el equipo, porque cada semana hay lesionado, siempre algo, y nada, esperamos que se vayan sucediendo los acontecimientos para ir afrontándolos poco a poco”.

Eso sí, el panorama en las sesiones de pista han cambiado mucho para el Club Voleibol Unicaja Almería, más intensas y claramente competitivas: “La llegada de Chema ha sido importante porque faltaba un segundo opuesto, y con él se puede decir que hay varias opciones abiertas, como la posibilidad de hacer doble cambio con colocador en opuesto, hay la posibilidad de cambiar si el opuesto no está bien, uno por otro… y también en el entrenamiento hay en el ‘otro lado’ un opuesto que ataca, porque hasta ahora de la otra parte atacaba o un central como opuesto o lo arreglábamos de otra manera”. Además, en las pasadas horas ha vuelto a ver en la pista a Israel Rodríguez, que al menos ya se ‘asoma’ a su hábitat natural.

El receptor sevillano será una pieza clave, pero Piero Molducci, tras las intentonas previas de su regreso, prefiere no tener nada de prisa: “Israel todavía no ha hecho nada, está entrenando solo, no ha atacado ni una vez, ha defendido un poco, recibido un poco, con lo que le falta el ataque; miramos cuando empiece a atacar el hombro qué dice”. Cauto, el italiano no olvida que esta es la tercera vez que se plantea su vuelta y espera que sea la definitiva: “No lo sé, depende, porque la otra vez empezamos de la misma manera y después de una semana que empezó a atacar, no fuerte, le dolía de nuevo el hombro, paró durante un mes y ahora otra vez ha empezado, así que vamos a esperar a sus sensaciones”.

Respecto a las valoraciones facultativas, Israel tiene todos los beneplácitos: “Todo está bien, todas las pruebas salen bien, pero esperemos que no pase como la otra vez, porque él no tiene problema físico alguno, está fuerte, no tiene problema de defensa ni de bloqueo, sino de saque y de ataque, y él es un atacante, pero si el hombro no funciona, no funciona”. Por eso, “ha empezado poquito a poco, cada día algo más, y miramos el hombro qué quiere decir”. El que sí quiere hablar ya en pista es el propio receptor: “Israel al 100% es un jugador fuerte, y lo sabe todo el mundo, ha pasado un año sin jugar pero pienso que si el hombro funciona, en poco tiempo pasará a tener un rendimiento bueno”.

Se ha hecho mucho durante todo este tiempo con lo disponible por zona cuatro: “Con Isra tendremos un alma más, mientras que ahora solo tres, incluso hemos hecho un tres semanas con dos por la lesión de Jorge Almansa… así que si por fin funciona Israel Rodríguez, no cabe duda de que será una opción muy buena”. Por ahora no saltará a pista ante un Vecindario ACE Gran Canaria que le gusta: “Es un equipo que tiene dos cuatro buenos –Artiles y Valquintans- un opuesto joven, y depende mucho de cómo juega él –Víctor Isaías López-, un central bueno, Moisés Cézar, el otro es un central de ataque –Aarón Socorro-, un colocador joven que puede ser irregular –Javi Sánchez-… es importante que nosotros juguemos bien”.

Deja tu opinión