Espectáculo con las bigas romanas del Cludemi

Sergio Ferrete y Joaquín Robles cuentan el día a día del equipo de baloncesto en silla de ruedas y piden ser más visibles

Sergio Ferrete y Joaquin Robles
Posado después de su último partido en el Moisés Ruiz de los dos protagonistas, Ferrete y Robles (de izqda a dcha)

Las más populares de los romanos eran las cuádrigas, tiradas por cuatro caballos, pero también eran sumamente espectaculares las bigas, de la que tiraban dos equinos. Las pasadas carreras en el circo tienen su reflejo en los ‘carros de guerra’ del baloncesto en silla de ruedas. Son auténticos titanes los que practican este deporte, por fin más reconocido por la gran actuación de España en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro pero aun con mucho por conquistar en cuanto a popularidad. En Almería se tiene la suerte de contar con un equipazo, y quien se acerca a él se queda enganchado.

El Cludemi milita en la Primera División Nacional, segunda máxima categoría del país, tras haber vivido el sueño de un ascenso a División de Honor y una temporada con los más grandes. Fue duro, pero se disfrutó. No importó descender, porque los chicos lo habían logrado, habían demostrado que pueden estar entre los mejores y regresaban a un peldaño más abajo sabiendo que por presupuesto era su sitio. Además, ahí sí que se lo pasan en grande siempre, se gane o se pierda, y sobre todo hacen disfrutar a los demás. Sobre la pista del Moisés Ruiz saltan chispas en cada partido que disputan.

Hablan de “familia” más que de equipo, entrenan a unas horas intempestivas, tienen la grada muy despoblada y apenas se les tiene cuanta en los medios de comunicación, pero no les importa a la hora de darlo todo. Sergio Ferrete lanzó por todo ello un rapapolvo al comienzo de la liga, con toda la razón. Echa de menos sobre la pista a su ‘hermano’ Willy Márquez, que es ahora su entrenador, como también lo añora manejando el balón Joaquín Robles, el máximo anotador de la Copa de Andalucía. Son tres de los nombres propios de un grupo que destaca por su fuerza en la unión de todos. Su carros son ‘bigas’, sus caballos son sus poderosos brazos, y su carrera es la de dejar claro que todos tenemos capacidades distintas.

Deja tu opinión