No hay quinto malo para que el Pavía respire

Vital primera victoria en esta nueva temporada en División de Honor frente al Alhaurino sabiendo sufrir

division de honor futbol almeria
Garrincha otea el horizonte para colocar un balón parado en el corazón del área visitante

Poco a poco, pero son pasos visibles, se iba aproximando el Pavía a la victoria tras ser castigado con dos goleadas, pero sobre todo después de lamentar dos derrotas por la mínima, que son las que más duelen. Se aplica aquello de ‘no hay quinto malo’ y se doblegó claramente al Alhaurino para, por fin y quitándose un enorme losa de encima, puntuar por primera vez en la temporada. Entre las cuestiones a tener en cuenta, varias, todas ellas de gran peso.

Quizá la principal de ellas sea que Domingo Aiz pudo por vez primera completar una convocatoria con 18 jugadores senior. Dicho aspecto se notó mucho en el guión de un partido que tuvo que trabajarse a fondo y que se tuvo controlado. Dos goles, uno por cada parte, dejaron testimonio de ello. Había que comenzar metidos del todo en una auténtica final, y así lo hizo el cuadro arlequinado con la dirección de su flamante fichaje para la ‘sala de máquinas’, José Joaquín.

El pivote ‘regaló’ mucho equilibrio y solidez al mediocampo, ante lo que el Alhaurino tuvo que cambiar el discurso. Quiso el cuadro malagueño proponer juego de toque saliendo desde atrás, pero viendo la imposibilidad por la férrea disciplina paviense, su única opción fue la de los pases largos buscando la espalda de la defensa almeriense o directamente a los espacios libres. El poderío físico de Luister, central con buena incorporación al ataque, alejó los nervios de no.

Un rechace que recogió tras una jugada de peligro por banda, muy usadas por los de Aiz, provocó una arrancada pletórica de fuerza, dejando atrás a tres defensores, plantándose ante el meta Sandro y batiéndolo cruzado. El Pavía estuvo bien puesto sobre el terreno de juego, con orden, pero tras el gol le tocó sufrir hasta ganar el túnel de vestuarios con un valioso 1-0. Se sabía que había que rematar la faena, pero el Alhaurino no lo iba a poner fácil y dispuso de dos llegadas con peligro. En la que iba a ser la tercera, Roberto estuvo providencial al cruce y en el pase posterior.

El central anticipó en el centro del campo y habilitó a Miguel Camacho, que fue el que asistió a Carlos Acién, de refresco y con las ganas de siempre. Sangre fría del ‘killer’ arlequinado y cuero a la jaula para el 2-0. La perfecta definición del ariete de los ‘goles milagro’ de la pasada campaña es otro buena noticia. Ni por esas se rindió el conjunto visitante, que acosó sin derribar y que no tuvo la fortuna de cara, contabilizando dos tiros lejanos estrellados en la madera.

FICHA TÉCNICA

Pavía: Andrés; Dani (Christian, m. 69), Luister (Samu, m. 52), Roberto, Añoño; Moreno, Garrincha (Carlos Acién, m. 58); José Joaquín (Juanma, m. 71), José Carlos, Carreño (Nico, m. 85); y Miguel.

Alhaurino: Sandro; Tote (Mario, m. 70), Caro, Triki, David Sánchez; Lupi (Hidalgo, m. 62), David Patalete (Raúl Sánchez, m. 76); Juanillo (Gálvez, m. 53), Serrano, Fran Acedo (Zalea, m. 74); y ChrIstian.

Árbitro: Rodríguez Bonachera. Mostró cartulinas amarillas a los locales Roberto y Samu, así como a los visitantes Tote, Serrano, Gálvez y Mario. Expulsó con roja directa al entrenador visitante, José Márquez (m. 38).

Goles: 1-0, m. 27: Luister; 2-0, m. 60: Carlos Acién.

Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada del Grupo 2 de División de Honor disputado en el Tito Pedro ante aproximadamente un centenar de espectadores.

Deja tu opinión